06 abril, 2011


Declaran al Riachuelo como zona crítica de protección especial con servidumbre de protección ambiental

La Cuenca Matanza-Riachuelo se ha convertido en lamentable símbolo de la contaminación y desidia en nuestro país. Desde FARN venimos trabajando para lograr su recomposición y saneamiento, con el objetivo de lograr políticas públicas ambientales de largo plazo, gestiones productivas responsables y una mayor participación ciudadana encaminadas hacia un nuevo paradigma de desarrollo sustentable.


Problemática de la cuenca


La Cuenca Matanza Riachuelo (CMR) es el sistema hídrico de mayor relevancia regional en el Área Metropolitana de Buenos Aires. La misma recorre 14 municipios de la Provincia y la zona sur-este de la Ciudad Autónoma ocupando una superficie de 2.240 km².

En su área de influencia habitan más de cinco millones de personas, muchas de ellas en un estado de precariedad alarmante, con una alta vulnerabilidad y necesidades básicas insatisfechas (el 55% de la población de la CMR no posee servicios cloacales y el 35% carece de acceso a redes de agua potable).
La falta de políticas públicas y de control por parte de los gobiernos con jurisdicción en el área, así como la ausencia de gestión ambiental en los procesos productivos de las industrias, tienen como correlato el deterioro de la cuenca, el cual se ha ido agravando a lo largo de los años hasta convertirse en un auténtico símbolo de la contaminación en la República Argentina.

La cuenca contiene el curso de agua más contaminado del país y es considerado uno de los 30 sitios más contaminados del mundo. La degradación de sus recursos naturales afecta tanto al curso de agua, como a su lecho, el aire y las napas subterráneas, incidiendo en forma directa en la salud de millones de habitantes y repercutiendo en el potencial productivo de la zona.
Existen en el Riachuelo elevados porcentajes de sustancias tóxicas (plomo, mercurio, cromo, xileno, arsénico, etilbenceno, tolueno, DDT`s, cianuro, cadmio, fenoles, PCB`s y bacterias coliformes, entre otros) los que en contacto con el hombre provocan enfermedades tales como úlceras, cáncer, hemorragias, irritaciones, efectos hepáticos, afecciones al sistema nervioso central, etc.


Fuente: http://www.farn.org.ar/riachuelo/archivo_noticias.html


Las principales fuentes de contaminación son los efluentes de origen industrial y cloacal que se vuelcan sin ser depurados, y los basurales a cielo abierto. Se estima que se vierten por día cerca de 88.500 metros cúbicos de deshechos, la mayoría de las veces sin contar con un permiso para ello. En otros casos, los permisos otorgados no han tenido en cuenta la capacidad receptora de la CMR, hecho que, sumado a la constante falta de controles, ha provocado la saturación de las aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario